Saltar al contenido

Agenda Urbana 2030 Santiago de Compostela

Conceptos clave para entender la Agenda Urbana 2030 de Santiago de Compostela (I)

ConceptosChaveAxendaUrbanaSantiagoI

La Agenda Urbana 2030 de Santiago de Compostela es un documento estratégico que abarca multitud de aspectos. Con el fin de facilitar la comprensión de este proyecto y de sus implicaciones, te explicamos, de un modo sencillo, cinco conceptos clave con los que comprenderás gran parte de la información proporcionada en este portal web, así como algunas cuestiones planteadas en el formulario de participación y en la documentación colgada en este portal.

Economía Circular

Uno de los conceptos que te encontrarás de modo recurrente en esta web es la Economía Circular, o el cambio de modelo de una economía lineal a otra circular. Este término hace referencia, en pocas palabras, a una modificación en los hábitos de consumo que lleve a una reducción de los residuos. El modelo lineal actual consiste en la siguiente secuencia: extraer, fabricar, consumir y desechar. De seguir así, los recursos naturales están condenados a agotarse, además de que se incrementa de un modo exponencial la cantidad de residuos y, por ende, la contaminación y los efectos adversos sobre el medio ambiente.

Por su parte, la economía circular hace que se repiense toda la cadena de producción con el fin de que sea más eficiente y nos permita producir más con menos recursos. De este modo, al apostar por un nuevo modelo para la fabricación se está fomentando la innovación y modernización de la industria. Al mismo tiempo, si conseguimos ser más eficientes, seremos también más competitivos, lo que llevará a crear empleos de alto valor añadido. Para reducir emisiones y producir más y de un modo más eficiente, hay que apostar por la economía local, impulsando, así, un patrón de consumo más justo y sostenible, que llevará a reducir las emisiones -principalmente, las derivadas del transporte de mercancías- protegiendo, finalmente, nuestro planeta y nuestra salud. Si somos capaces de convertir los residuos en recursos los reduciremos al mínimo y podremos aprovechar al máximo aquellos que no se puedan reciclar.

Así, la economía circular está basada en los principios de las 7 R:

  • Rediseñar la cadena de producción, creando productos con mayor durabilidad (evitando, entre otros aspectos, la llamada obsolescencia programada)
  • Reducir los residuos derivados del consumo
  • Reutilizar los productos alargando su vida y evitando, de este modo, una producción masiva
  • Reparar objetos en vez de tirarlos directamente cuando dejan de funcionar o reparar el uso de otros objetos viejos para que se puedan usar de nuevo
  • Renovar la vida de los productos dándoles otros usos (por ejemplo, plásticos que pueden servir de base para otro tipo)
  • Recuperar aquellos recursos que se están utilizando (especialmente, en el caso de los recursos naturales, fomentando la recuperación de la propia naturaleza)
  • Reciclar utilizando, entre otros, los métodos de recogida selectiva o apostando por prácticas como la elaboración de compost reduciendo, de este modo, los residuo

Llevando a cabo todas estas acciones se cerraría el círculo. De este modo, lo que se extrae hoy podrá ser el abono del mañana. En este sentido, se apela desde la Agenda Urbana a repensar el modelo productivo en Santiago de Compostela con el fin de contribuir a los siete principios anteriormente detallados.

Biotecnología

La Biotecnología es una ciencia multidisciplinar que busca la aplicación de las nuevas tecnoloxías en sistemas biológicos, organismos vivos o sus derivados con el fin de crear o modificar productos o procesos para la obtención de bienes y servicios. Dada esa amplia variedad de campos, son numerosas las disciplinas en las que se aplica la biotecnología (agronomía, biología, bioquímica, ecología, ingeniería, física, medicina, química, veterinaria, virología o genética), llegándose incluso a distinguir varias categorías según colores.

Como casos ilustrativos, la biotecnología se aplica en procesos como la creación de nuevos fármacos y vacunas para combatir y erradicar nuevas enfermedades. También se aplica en los procesos de restauración de ecosistemas, recuperando, por ejemplo, las aguas a través de la utilización de microorganismos. En el caso de los ecosistemas marinos, busca alternativas sostenibles para controlar la proliferación de plagas. En la agricultura, estaría presente en la búsqueda de alimentos más nutritivos, plantas más resistentes a las plagas y alternativas al uso de fertilizantes. Ya en la producción industrial, esta ciencia se utiliza para crear productos que consuman menos energía y que generen pocos residuos durante su proceso de producción -como los biocombustibles-.

Como se puede comprobar, la importancia de la biotecnología viene dada por las amplias contribuciones que puede hacer y que ya está haciendo a favor de la conservación del planeta, al tiempo que se convierte en un importante sector productivo. Precisamente por eso es tan importante, como se pone de manifiesto en el diagnósticp de la Agenda Urbana 2030 de Santiago de Compostela, el desarrollo del Pacto pola Sionlla y de su Polo Biotecnológico, a través de la colaboración público-privada. En ella adquiere especial relevancia el talento procedente de la Universidad de Santiago de Compostela, que pode resultar clave a la hora de llevar a cabo proyectos que redunden en beneficio del municipio y que generen empleo de calidad.

Turistificación

Una de las palabras de moda, que alude a una masificación do turismo, que deriva de un conflicto entre la afluencia de visitantes a un lugar concreto y las personas residentes en el mismo. Entre los aspectos a controlar para poner coto a la turistificación se encuentra la regulación de pisos turísticos en las ciudades, ya que pueden chocar con la convivencia con las viviendas de carácter residencial.

En el caso concreto de Compostela, no existe esa turistificación, tal y como se desprendió de los estudios del Proxecto BODAH (Big Open Data Atlantic Heritage, promovido por Naciones Unidas), siendo Santiago una de las ciudades pioneras en desarrollarlo. A través del BODAH, se pudo medir y también entender de una forma más clara el comportamiento de visitantes y residentes dentro de la ciudad -especialmente en el casco histórico- con el fin de facilitar su gestión y lograr un turismo sostenible.

Aun así, en el diganóstico de la Agenda Urbana 2030, sí se contempla el establecimiento de medidas que prevengan este fenómeno. De este modo, y tal e como se concretó en el propio proyecto BODAH, se apela a fortalecer un modelo de turismo sostenible, de los flujos de la ciudadanía y que redistribuya los impactos a través, entre otras acciones, del uso de datos y de tecnologías inteligentes.

Cohesión Social

Este término hace alusión a la capacidad de la sociedad de vivir en comunidad, con todo lo que esto implica, alcanzando una convivencia fuerte en la que todas las personas gocen de las mismas oportunidades a la hora de acceder a servicios y derechos básicos. En este sentido, la cohesión social se basa, entre otros, en los principios de inclusión, igualdad, integración, solidaridad, justicia social, inclusión y pertenencia..

Una sociedad cohesionada es aquella en la que las personas se sientan seguras, con capacidad e interés para participar de las acciones que competen a la mejora del conjunto del grupo. En otras palabras, cuanto más unida esté una sociedad, mejor convivencia habrá entre las personas que la integran y, en último caso, la democracia también funcionará mejor.

Aplicado al caso de la Agenda Urbana 2030 de Santiago de Compostela, se buscará el desarrollo de acciones que favorezcan la convivencia entre diferentes y que reduzcan las desigualdades. De este modo, se favorecerá el acceso a todo tipo de servicios públicos (desde a atención médica, a una adecuada gestión de procedimientos administrativos de toda clase, pasando por una educación de calidad). Al tiempo, se procura favorecer la empleabilidad desde la base, fomentando el conocimiento y una formación permanente de la ciudadanía. Unas medidas que redundarán en un sentimiento de identidad de la población para con la ciudad en la que vive.

Transición Verde

Este concepto atópase directamente vencellado ao de cambio climático. Este concepto se encuentra directamente vinculado al de cambio climático. Comprende todas aquellas estrategias encaminadas a paliar los efectos nocivos que nuestra forma de vida está ocasionando en el medio ambiente y, en la medida do posible, revertir parte de los daños ya ocasionados. Es decir, la transición verde es el proceso de transformación que se llevará a cabo de cara a los próximos años, y más concretamente, en el horizonte del 2030, para llegar a la sostenibilidad.

Entre las acciones, concretadas por la Agenda 2030 Europea para el Desarrollo Sostenible se encuentra reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero y, al mismo tiempo, limitar el incremento de la temperatura del planeta a 1,5 grados. Así, las instituciones deberán promover diverso tipo de iniciativas encaminadas a este fin. Entre ellas, destacan, por ejemplo, la instalación de placas solares; incentivar el uso de medios de transporte colectivos y/o no contaminantes, o utilizar medidas de eficiencia energética -como la sustitución de farolas por otras de bajo consumo-.

La transición verde implica, en pocas palabras, el compromiso de todos los agentes sociales a través de la apuesta por las energías renovables y alternativas menos contaminantes. Una línea a seguir que también se traza en la Agenda Urbana 2030 de Santiago de Compostela a través de la elaboración de este documento estratégico. Entre otros propósitos, se concretan acciones encaminadas a obtener una mejor distribución de la población y un urbanismo sostenible e inclusivo que contribuya a reducir el impacto medioambiental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.